El condón, la talla del pene y el placer sexual.

Al igual que millones de hombres, he tenido que utilizar condones al realizar el acto sexual, con las consecuencias variadas que muchos hemos conocido, especialmente en lo que tiene que ver a lograr el máximo placer y conseguir un orgasmo pleno junto a la pareja.

tallas de condones

La importancia que tienen los condones en la obtención de estímulos agradables que nos permitan llegar a una eyaculación plena es enorme y dentro de las características que inciden es el tamaño del mismo, partiendo de la base de que nuestro pene tiene distintas medidas o dimensiones.

Empresas especializadas, por suerte para nosotros, se han ocupado de este aspecto y hoy encontramos en Condonesmix.com soluciones tanto para los hombre con condones de talla s, como tallas de condones xl, presentados por la marca alemana MySize.

Independientemente de las bromas que genera el determinar que nuestro pene necesite la talla 47(mm) que es la más pequeña o la talla 69(mm) que es la de mayor tamaño; y el relacionamiento cultural de ser más o menos hombre que esto implica, la importancia de utilizar la talla correcta es directamente proporcional al resultado placentero que obtenemos en una relación sexual.

Una seria encuesta realizada por una empresa fabricante indicó con claridad la fuerte incidencia que tiene el factor de la talla en la experiencia sexual de los hombres, ya que entre 3.000 hombres consultados el 50% respondió que los condones regulares no encajan correctamente, con las pérdidas de placer que esto ocasiona.

Una cuarta parte se quejó que los condones eran demasiados apretados, mientras otros se quejaron que eran demasiados flojos; y un alto porcentaje experimentó movimientos y rupturas del condón, lo cual queda solucionado con los condones con talla.

Por tanto, nos tenemos que acostumbrar a partir de ahora a pedir los condones con talla, dejar de lado algún pudor que pueda dar hacer pública las dimensiones de nuestro pene, para lo cual debemos conocer la misma, como conocemos la de nuestra vestimenta.

Para determinar nuestra talla debemos medir al grosor del pene estando este erecto. Tomamos el número de nuestro grosor en centímetros  y a partir de allí elegimos entre las siete medidas ofrecidas en milímetros (47 mm, 49 mm, 53 mm, 57 mm, 60 mm, 64mm, 69 mm).

Para mayor información sobre la relación de la circunferencia de nuestro pene con la talla del condón que corresponde puedes consultar este enlace.

Jugar a las tragaperras en la web

Jugar a las tragaperras en la web

Las tragamonedas se destacan entre los juegos de casino por ser muy fáciles de jugar. Sin embargo, para lograr ganar los mejores premios y aprovechar al máximo todas las oportunidades en las salas de juegos como Botemanía es necesario conocer cómo funcionan las máquinas tragaperras.

Cómo jugar a las tragamonedas
Jugar en las tragamonedas de la web de Botemanía es sumamente simple. Sólo es necesario elegir el número de líneas a las que se desea apostar y hacer clic en el botón de jugar para que los rodillos comiencen a girar. Una vez que los carretes paren de girar, en la línea de juego aparecerá una combinación de símbolos que, de coincidir con alguna de las combinaciones ganadoras le otorgará un premio al jugador.

En coincidencia con lo que ocurre en los casinos tradicionales, las máquinas tragaperras son todo un clásico en las salas  de juegos de casinos online. Las hay de una amplia variedad, así es posible encontrar desde las clásicas máquinas de tres rodillos que ofrecen una sola línea ganadora hasta aquellas que poseen de cinco rodillos o más, con entre veinte y veinticinco líneas de pago, aunque las mismas pueden aumentar hasta cien según el juego seleccionado.

Con respecto a las temáticas, las opciones también son innumerables, como por ejemplo símbolos clásicos de frutas o el 7, deportes, superhéroes, películas, entre muchas otras más. El Templo de la Fortuna, Factor X, La Isla de Tiki, Mina de Oro, La Reina de Egipto, Golpe de Suerte  y ¡Allá Tu!, son algunos de los juegos que hay disponibles en la página de Botemanía.

De lo simple a lo más complejo
Las clásicas máquinas tragaperras disponen de 3 o 5 carretes giratorios. Al comenzar a jugar, dichos carretes giran en dirección de adelante hacia atrás. Cada tragaperras posee  símbolos que forman una línea para ganar dinero. Tradicionalmente, estas máquinas sólo disponían de frutas, por lo que muchos jugadores se alegraban cada vez que tres cerezas se ubicaban en el centro de la pantalla.

Hoy en día, las máquinas tragaperras, que generalmente cuentan con cinco carretes,  poseen una complejidad mayor. Esto hace que existan mayores posibilidades de que puedan caer aleatoriamente en cualquier giro. Al mismo tiempo, presentan más líneas ganadoras que antes. En efecto,  hay determinadas tragaperras online que poseen 80 y hasta 100 líneas de pago.

Reglas del juego
Como bien dijimos antes, las máquinas tragaperras son muy sencillas de jugar. No obstante, la máquinitas más modernas son lo bastante complejas como para que se necesite prestar especial atención a determinados detalles.

Este tipo de juegos de casino, poseen en su mayoría más de una línea de pago. Por lo que el jugador tiene que seleccionar las líneas de pago que quiere activar. De este modo, si una combinación ganadora llegara a salir en una línea de pago que no haya sido activada, automáticamente se perderá. Las tragaperras multilíneas son para jugadores más experimentados que buscan un poco de acción, pero aquellos que no desean arriegarse demasiado a perder dinero entonces deben una máquina cuya apuesta mínima sea baja.

Un gran número de máquinitas suelen estar conectadas al Jackpot Progresivo. Lo cual significa que se desvía un porcentaje mínimo de cada apuesta para poder conformar el bote progresivo. A causa de dicho desvío, otras combinaciones ganadoras entregan un premio menor en estas máquinas.

¡Tragaperras online gratis! 
Al momento de jugar a las tragamonedas online es posible disfrutar de numerosas ventajas. Por dar un ejemplo, una gran cantidad de los mejores y más importantes casinos virtuales ofrecen versiones demo, es decir, gratuitas de sus tragamonedas  que gozan de más adeptos. De esta manera, es posible jugar en cada una de las máquinas tragaperras, ya sea para aprender o por simple diversión, sin perder nada de dinero.

 

El sexo es salud (y buen humor)

orgasmo

Si exceptuamos, para los defensores del creacionismo, a Adán y Eva, todos los seres vivos provenimos del encuentro sexual de nuestros progenitores, nuestra mamá y el señor que la fecundó, sea o no el mismo que cree que es nuestro papá. Sí: acabamos de darle un nuevo sentido al latinajo “pulvis es, et in pulverem reverteris” (“polvo eres y al polvo regresarás”). Como chiste es malo, pero reconoce que oportuno.

Eso: que todos, por más que nos moleste imaginarnos a mamá y a papá (o quien sea) en determinadas actitudes, descendemos de un encuentro carnal. Pero el sexo perdió su exclusividad como actividad reproductiva hace ya tiempo.

Esa idea de asociar el encuentro carnal y el tener niños tenía su razón de ser cuando, más que un niño, lo que venía en camino era mano de obra barata o un cristianito que pagaría sus diezmitos, dispensitas y prebenditas varias a la mafia seglar o religiosa: Hoy por hoy, por mucho que determinadas instituciones no se hayan dado cuenta, eso ya no tiene razón de ser.

El sexo como juego saludable

Así, pues, el acto sexual, si dejamos que la función reproductiva comparta protagonismo con otras, se convierte en algo más lúdico, desprovisto de un sentido de pecado que, mientras no exista nadie que salga perjudicado o contra cuya voluntad se actúe, no tiene razón de ser.

Pero también podemos pensar (y en eso vamos a centrarnos) en el sexo como salud, tanto física como mental. Primero, en lo que se refiere a salud física:

Mejoras físicas

relax

Para empezar, en experimentos realizados a lo largo del siglo XX, la comunidad científica ha demostrado que la excitación y el orgasmo favorecen una mejor respiración o que la sangre circule mejor, gracias a las mejoras en aparato cardiovascular.

Del mismo modo, el placer sexual alivia las molestias propias de la menstruación, además de los síntomas de la artritis y de la osteoporosis, reforzando también el sistema inmunológico. También cabe reseñar que aumenta la forma física en lo que se refiere a fuerza, flexibilidad y tono muscular. Estéticamente, el sexo tampoco nos perjudica en absoluto: la piel se ve más sana y atractiva; los ojos brillan más; y el cabello resulta más reluciente.

Como vemos, esa actividad que se consideraba (aún hoy hay quien piensa así) sucia, pecaminosa… y todo eso, redunda en una inmensa cantidad de beneficios para el cuerpo (además de los evidentes y que, como tales, no vamos a mencionar). Pero habíamos dicho que el orgasmo también es beneficioso para la mente, para el espíritu:

Mejoras psicológicas

Podemos empezar diciendo que ya en la época victoriana se consideraba el sexo y el orgasmo como una cura del histerismo. Pero vamos a fundamentarnos en la más moderna de las armas: la argumentación probada y razonada.

El sexo y el orgasmo provocan una reacción que libera en el cerebro las llamadas endorfinas. Por no complicarnos demasiado, diremos que son las hormonas responsables del placer. Pero es que además combaten eficazmente la depresión y la ansiedad, aumentando, también, la vitalidad.

Para reforzar el argumento científico de este último párrafo vamos a recurrir a la siempre respetable sabiduría popular: Piensa en esa persona que siempre está amargada, de un mal humor que pretende contagiar a todo aquel que la rodea ¿Qué suele decir la gente cuando habla de él o de ella a sus espaldas?: “Es@ lo que necesita es un buen…” Pues eso.

Un spa gratis

bienestar

Párate a pensar en todo lo que te he contado hasta ahora. Bueno, en la parte más o menos seria de lo que te he contado… ¿Te has dado cuenta de que tienes la respuesta a una buena cantidad de problemas de salud, física o mental, muy a mano? (No: lo de “a mano” no era un juego de palabras).

Estoy convencido de que médicos y psiquiatras tendrían bastante menos cola en sus consultas si recetaran sexo, en lugar tantas pastillas y compuestos químicos de dudosos efectos secundarios.

Señor ministro:

Que sitios como La vie en rose tendrían que tener algún tipo de convenio con la Seguridad Social, vaya. Hombre: no digo que a don Fulano le receten por sistema una hora con una rusa espectacular y que doña Mengana se tenga que comer los cuernos con patatas… O que la receta sea para las migrañas de doña Mengana y don Fulano se convierta en cornudo por prescripción facultativa.

Se trata de intentar llevar, cada uno en su casa, a su manera y de acuerdo a su edad y condiciones, una vida sexual tan sana y plena como sea posible. Pero ese es el punto. No siempre se puede en casa, por los motivos que sea, llevar una vida sana en ese sentido.

Lo dicho: no estaría de más que por prescripción del médico o del psiquiatra llegáramos y una chica de La vie en rose nos curara parte de los males cobrando parte de los honorarios de la Seguridad Social…